NADIE SABE LO QUE TIENE

Por - septiembre 25, 2020

Nadie Sabe Lo Que Tiene

 ¿Es necesario perderlo?

Dice el dicho "nadie sabe lo que tiene hasta que lo pierde". Y la pregunta que me ha surgido hoy es: ¿Es necesario perderlo para darse cuenta?


No sé si te pasa a ti también (aunque dependerá de dónde vivas). Pero, con estos cambios de tiempo, cada día que pasa se me hace como un suministro de una dosis de nostalgia.


En concreto, el cielo cada vez aparece nublado, y yo debo decir que los días nublados me vuelven más reflexiva y "nostalcólica" (con esto me refiero a una mezcla de nostalgia y melancolía, pero no te lleves las manos a la cabeza porque no encuestras la palabra en el diccionario). 


Este tipo de días suelen llevarme a recorrer mi infancia. Y como lo he vuelto a hacer, me he dado cuenta de que, de niña, de vez en cuando me caía y me hacía algún corte. Por muy pequeño que resultara, parecía que se me fuera la vida en ello.


Incluso con un diminuto corte en el dedo, me volvía más consciente del valor que tenían mis dedos sanos. Un pequeño corte era capaz de dejarme dolorida la mano o el pie y, evitar que pudiera realizar con normalidad mis actividades diarias.


En momentos así, descubría que un dedo era igual de importante que otras partes de mi cuerpo. Lo curioso es que las heridas tuvieran que hacerme pensar en tal cosa.


Es fácil olvidar la lección.


Igual que me pasaba de chica, vuelvo a darme cuenta de lo fácil que es olvidar la lección. Porque, es posible pensar que por pequeño, costumbre o poco perceptible, algo no es tan importante y podemos prescindir de ello.


A veces me pasa con cosas tan externas y que no dependen de mí como lo es tener un día soleado. Me doy cuenta de lo vital que es el sol para mí cuando aparecen los días nublados consecutivos. 


Cuando era más pequeña, creía que acabaría viviendo en un país nórdico de esos en los que no hay tantas horas de sol, ya que todo lo que leía sobre ellos me llamaba la atención y me atraía.


Cada vez que se pone el cielo nublado, me cuestiono si realmente sería capaz. Me acostumbro muy rápido a tener días soleados. Pero cuando empiezan los nublados en cadena, no puedo evitar preguntarme si he apreciado lo suficiente los primeros o si los daba demasiado por sentado. ¿Es necesario perder las cosas para poder apreciarlas?

🌹Lees Voces en Vela🌹

4 comentarios