MI OBRA MAESTRA

Por - octubre 21, 2020

Mi Gran Obra Maestra
Lo que tiene el ego.

Hace un tiempo que vengo observando algo. En realidad, no me había detenido a pensarlo mucho. Pero, me apetecía escribir sobre mis apreciaciones acerca de una de las cosas más jodidas del proceso creativo.

Sin ir más lejos, me he dado cuenta de que hay días en que me levanto, leo algo que he escrito, que tengo guardado o publicado y, de pronto me digo a mí misma: "Estefanía, eres una crack. Esto es una obra maestra". Lo que tiene el ego... Pero oye, también se necesita el ego para mantenerse creativo, y más para compartir lo que se crea. Pues, de alguna manera le dices al mundo:  "anda, mirad esto. Lo he hecho yo y merece ser leído". Eso para los que escriben, aunque pienso que es aplicable a cualquier arte o actividad creativa.

Bueno, que hay días en que me levanto y me echo todas las flores que puedo. Pero, ¿dónde esta el caso? Que lo que hoy me parece una obra maestra, capaz otro día me levante y me pregunte: "Estefanía, ¿tú en qué estabas pensando cuando escribiste esto?" Y así, esto me hace flipar mazo. Que el mismo contenido un día me parezca una obra maestra y otro día piense que es una auténtica [inserta aquí lo peor que se te ocurra], que imaginación nos sobra para estas cosas.

Y nada, que es así como se va turnando mi percepción de mis creaciones. Y lo más gracioso es cuando otra persona lee esa auténtica [lo que pusiste] y lo califica como maravilloso. Es que hace gracia, mucha gracia. Sin duda, el valor de las cosas está en los ojos que las miran.

Que pierdo el juicio.

Total, no sé cuál será tu caso, aunque me gustaría saber tu experiencia creativa. Yo lo que hago es identificar cuándo me he levantado con el pie izquierdo, esos días en que quiero mirar todas mis creaciones con lupa y buscar defectos donde los haya.

Cuando identifico que no voy a ser precisamente objetiva conmigo misma, lo que hago es dejar lo que sea que empezara a juzgar y hacer otras cosas. Porque claro, a veces uno es su peor juez y ni siquiera se ayuda.  ¿Y para qué queremos eso?

Así que, así están las cosas. Que lo de ser generosa con una misma intento practicarlo. Por lo menos, para no dejar de disfrutar de lo que tanto me apasiona. Y si voy a analizar algo, mejor que sea en los días que puedo ser más objetiva. Días en que ciertas emociones no me nublen el juicio y me hagan ponerme sentencias injustas. En fin, ¿tú qué haces en estos casos? Si es que alguna vez te ha pasado.

¿Quieres compartir algo? No dudes en ponerlo en los comentarios.


QUIERO RECIBIR CONTENIDO EXCLUSIVO


¿Te ha gustado el post? Sigue el blog.


¡¡VISITAR VOCES EN VELA SHOP!!

🌹Lees Voces en Vela🌹

2 comentarios

  1. A mi me da miedo cambiar aquello que ya he escrito.

    yo repaso mis cuentos escritos hace una decada y los dejo tal cual, ni siquiera le saco una segunda edicion.

    Pienso que los escritos son entidades que nacieron atraves mio, pero yo no soy el propietario....los escritos pues tienen vida propia independiente del que los haya producido.

    por eso no los toco, para no desfigurarlos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mira, pues no había imaginado esa forma de mirar las propias creaciones, aunque me parece de lo más interesante. Veo que cada quién lo lleva a su manera. A mí, al contrario, siempre me parece que hay mucho que corregir. Y tengo que disciplinarme y saber cuándo parar, porque el exceso puede convertir algo bonito en (insertar lo más feo aquí). Me alegra que compartieras cómo llevas tu proceso creativo conmigo. Gracias! :)

      Eliminar

❤YO TAMBIÉN TE LEO❤