ATRÁS QUEDA EL AÑO DE NÚMEROS GEMELOS

Por - 17:26

Poesia reflexiva
Atrás queda el año 

Atrás queda el año de números gemelos, pero me pregunto si algo ha cambiado con el paso del tiempo. No ha terminado enero y ya he renunciado a lo que me parecía seguro. Primer acierto o primer suicidio, supongo que lo sabré al final del próximo invierno.

Escucha el episodio de este post en tu plataforma de podcast favorita

 🎤Escucha en Ivoox🎤

Me sigo levantando eufórica, 

mas me doy cuenta de que pierdo el entusiasmo al rato, cuando veo las piezas del rompecabezas llamado mundo dispersadas en mi suelo. Me saca de quicio más veces de las que anhelo no saber cómo encajar todo.


Ojalá tuviera el talento para engañar al tiempo, ojalá pudiera viajar al futuro para confirmar lo que sospecho: 

vivir es un sinsentido en el que solo repetimos ciclos que nos mantienen atrapados, morir es el misterio que nos mantiene en el ajo. Y todo es un gran truco, pero se ha vendido tan bien que nos parece mágico.


En este momento, me asusta lo valiente que me siento. Pero soy consciente de que mis miedos me dan más miedo y que el arrepentimiento no tiene espacio cuando solo juego con las cartas que me han tocado. A veces tienes privilegios, a veces naces estrellado y tienes que construir una flecha que apunte al cielo con tus pedazos.


Sé que no es sano, pero aún miro al pasado a menudo, para comprobar que no me encuentro en el presente que vivo y que desconcierta no saber lo que aguarda el futuro, aunque me guio por esta voz del yo que grita y me advierte que es la mejor brújula y garantía que tengo. 


Es un año nuevo y creo haber aprendido algo después de tanto. Nada de objetivos para impresionar al resto, nada de objetivos que no habré cumplido cuando el reloj se ponga a cero. Navegar en lo austero cuando toca es lo correcto. Adoptar los hábitos que todos ignoramos por ser pequeños es lo efectivo. 


Y como de costumbre, aún saco el pesimismo escribiendo. Porque lo llevo dentro junto a su opuesto, pero vivir desde el primero es insoportablemente oscuro. Y si la vida ya nos da lo suyo es doble el castigo cuando, además, se flagela el propio organismo.

🌹Lees Voces en Vela🌹

0 comments